Recuerda la descomposición calórica

Si miramos la etiqueta nutricional en la parte posterior de un paquete de avena, encontramos que tiene 160 calorías. Esto significa que si vertemos esta avena en un plato, prendamos fuego a la avena y hacemos que se queme por completo, lo que en realidad es bastante difícil, la reacción produciría 160 kilocalorías, (Recuerda: las calorías de los alimentos son kilocalorías) energía suficiente para elevar la temperatura de 160 kilogramos de agua a 1 grado.

Si miramos más de cerca la etiqueta nutricional, vemos que nuestra avena tiene 2 gramos de grasa, 4 gramos de proteína y 32 gramos de carbohidratos, produciendo un total de 162 calorías, aparentemente, a los fabricantes de alimentos les gusta redondear a la baja. De estas 162 calorías, 18 provienen de las grasas (9 cal x 2 g), 16 de las proteínas (4 cal x 4 g) y 128 de los carbohidratos (4 cal x 32 g).

Nuestros cuerpos "queman" las calorías de la avena a través de procesos metabólicos, por medio de los cuales las enzimas descomponen los carbohidratos en glucosa y otros azúcares, las grasas en glicerol y ácidos grasos y las proteínas en aminoácidos.

Estas moléculas son transportadas a través del torrente sanguíneo a las células, donde son absorbidas para su uso inmediato o enviadas a la etapa final del metabolismo en la que reaccionan con oxígeno para liberar su energía almacenada.